Jabones: ¿enemigos o amigos de la piel?

Jueves, 30 Junio 2011 14:39

Los jabones tienen características que pueden dañar tu piel.

Hasta ahora hemos visto los diferentes productos básicos dedicados a la higiene y cuidado de la piel; mencionando diferentes términos, como jabones clásicos, neutros y detergentes sintéticos.

Estos son los productos que utilizamos para el baño diario, lavado facial, de manos y limpieza en general, esenciales para la salud y la higiene. El objetivo es remover el polvo, bacterias, sudor, grasas y maquillaje que puede estar en la piel, ya que el agua por sí sola no es capaz de liberar todas las partículas de suciedad. La piel, por su parte, contiene grasas naturales que están encargadas de darle una apariencia saludable y nos protege de los agresores externos.

El jabón, al entrar en contacto con el agua, altera la barrera cutánea, ocasionando una pérdida de agua y daño a la estructura de grasas de las capas superficiales de la piel. Los clásicos, regulares o convencionales son barras sólidas que están hechos de grasas animales o vegetales (palma, oliva, coco, castor, manteca de cerdo) asociados a sustancias alcalinas (como la lejía); tienen un pH de 8 a 11 (en promedio el pH de la piel es 5). Son bien tolerados en adultos con piel normal, no así en niños o ancianos en quienes la barrera cutánea es inmadura o se ha perdido. Una de las ventajas de este tipo de productos es que su precio es accesible.

Por lo general estos jabones dejan la piel seca y tensa; por ende son los mejores para efectuar una limpieza de la suciedad en la piel, sin embargo son los más irritantes. Si después del baño con un jabón regular la piel persiste con sensación de tirantez, es necesario cambiarse hacia un jabón más suave. La limpieza excesiva, frotar demasiado y el uso de jabones con sustancias irritantes agreden la barrera de la piel e incluso pueden envejecerla de forma prematura.

Otro término utilizado son los detergentes, que están elaborados a base de sulfatos, sustancias que crean abundante espuma y dan la sensación de mayor limpieza (Mito: ¡un jabón más espumoso no quiere decir que sea más efectivo!). Existen en el mercado jabones o detergentes antibacteriales, que contienen sustancias que matan las bacterias de la piel; algunas de estas bacterias forman parte de la flora normal y tienen cierto grado de protección, por lo que no se consideran efectivos los jabones con este propósito; al contrario, estos ingredientes pueden irritar la piel, ya que alteran la barrera de defensa normal.

Los jabones neutros tienen un pH entre 5 y 7, por lo general no desengrasan la piel tan bien como los anteriores y tienen un efecto aromatizante (se le agregan esencias florales o frutales).
Los "syndet" (detergentes sintéticos) tiene la ventaja de mantener el pH fisiológico de la piel, por lo que ambos son los más recomendables ante piel irritada o enferma.

Además, existen los jabones dermatológicos o terapéuticos, que contienen detergentes sintéticos muy suaves y se les añaden agentes farmacológicos específicos para diversas enfermedades de la piel, como acné, piel seca, psoriasis, micosis, etc.

¡Por lo visto, no todos los jabones son iguales y no debemos usar el mismo para toda la familia!

Leído 116522 veces
Califica:
(0 Votos)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Back to top
DMC Firewall is a Joomla Security extension!