Qué hacer después de sufrir una quemadura solar.

Domingo, 08 Mayo 2011 20:01

Sigue estos consejos de nuestra dermatóloga y cuida tus quemaduras solares.

Una quemadura por sol en la piel se presenta luego de la exposición intensa a la radiación solar sin la protección adecuada. Esto ocurre con mayor frecuencia cuando no estamos acostumbrados a exponernos al sol y tratamos en un solo día de adquirir un bello bronceado.

¡CUIDADO! El bronceado ocurre con una exposición corta y moderada, mientras que la quemadura se da por una exposición prolongada que, de repetirse con frecuencia predispone a envejecimiento prematuro, manchas y cáncer en la piel. Las quemaduras se pueden manifestar, en promedio, 24 a 48 horas posteriores a la exposición, desde casos leves con enrojecimiento, ardor y calor del área expuesta (quemadura de primer grado), hasta casos graves con formación de ampollas (quemadura de segundo grado).

Los bebés y niños son más susceptibles a las quemaduras, aunque la exposición sea mínima, ya que las defensas naturales del color y grosor de la piel aún no están plenamente desarrolladas. Lo mismo ocurre con las personas de piel, cabello y ojos claros.

En general, cuando esto ocurra se debe mantener hidratada y fresca la piel. Se recomienda el aumento de la ingesta de líquidos (idealmente agua pura) y duchas de agua fría; en áreas localizadas se puede rociar o hacer lienzos fríos de té de manzanilla, esto ayudará a eliminar la inflamación, irritación y ardor. La ropa debe ser de algodón, para evitar molestias por el roce. Se debe tener cuidado con el uso del jabón, ya que puede resecar la piel, siendo mejor utilizar un jabón suave, neutro o de bebé. Además, tener a la mano cremas humectantes, no perfumadas e hipoalergénicas, las cuales pueden mantenerse adentro del refrigerador para que sean más refrescantes al momento de aplicarlas.

Si aparecen ampollas, no deben manipularse ni reventarse, más bien se debe dejar que sequen solas y nunca retirar la cubierta o costra residual, ya que servirá de protección natural hasta que la piel por debajo cicatrice. Al reventarlas existe el riesgo de infección, lo cual retrasa el proceso de cicatrización y aumenta el riesgo de quedar con marcas o manchas en la piel. En algunos casos, cuando son ampollas de gran tamaño, se puede aplicar un antibiótico tópico y cubrirla con gasas.

El dolor y ardor intenso pueden tratarse tomando un antiinflamatorio (por ejemplo, ibuprofeno) o aspirina, debiendo consultar al médico la dosis recomendada y duración del tratamiento, en especial cuando se trata de bebés y niños. También se debe consultar al médico de inmediato cuando ocurren quemaduras extensas con ampollas, fiebre, náuseas, desvanecimiento o desorientación por calor.

La piel quemada tarda en regenerarse hasta 6 meses, ya que el tejido es descamado y sustituido por otro, siendo recomendable a partir de este momento evitar el sol y seguir las recomendaciones básicas de fotoprotección.

Leído 116501 veces
Califica:
(0 Votos)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Más en esta categoría « Caída del cabello en hombres
Back to top
Our website is protected by DMC Firewall!