No es solo fuerza de voluntad (Parte 1)

Domingo, 27 Febrero 2011 18:27

La genética tiene que ver con la forma de tu cuerpo. Ser una persona de cuerpo "perfecto" no solo cuestión de voluntad.

Todos sabemos que los estándares de belleza no dependen solamente de nuestra fuerza de voluntad, que todos somos distintos y que los estándares de lo que es un cuerpo bello son un asunto multicultural y multifactorial.

También sabemos que los estándares de un "cuerpo bello" han cambiado a través de la historia y que el prototipo de belleza ha sido de muchas formas impuesto por la sociedad. No considero que sea malo cuidarse; al contrario, considero que es nuestra obligación cuidar nuestro cuerpo, salud y nutrición. Sin embargo, si éstas fueran las razones, los estándares de salud no han cambiado grandemente. La decisión de estar sano es personal, pero la decisión de quién está in o out pareciera ser social y, si lo permitimos, nos vemos deseando tener el jeans de un niño adolescente de 16 años y deberíamos adorar y aplaudir en una ovación de pie a las figuras delgadas y ultra delgadas que son nuestros héroes y modelos a seguir. La verdad, es cierto que mantenerse delgado requiere esfuerzo y sacrificio, pero "rendirle culto", "minuto de silencio" y sacrificar nuestra salud por la ultra-delgadez, es estúpido.

La genética juega un rol en la forma de tu cuerpo, pero el estado nutricional lo definen los hábitos de alimentación y el estilo de vida que se han adquirido y practicado en familia. Así que a pesar, de tu pasado o genética, es posible tener el control de tu peso; sin embargo, ser extremadamente radical en las dietas y cuidados extremos que luego tiras por completo por la borda no serán la solución.

Entonces, si solamente hacer dietas no es la respuesta, ¿cuál es la solución? Hacer dieta no es solamente cómo comes, sino cómo comes y cómo vives. Así que si quieres ver cambios permanentes y no estar veinte o treinta libras menos para un solo fin de semana debes evitar:

Someterte a régimen dietético de muy bajas calorías: Dietas comerciales que han sido diseñadas para provocar un estrés corporal que lo obliga a bajar de peso causando un semi-ayuno. Son súper efectivas a corto plazo y dañinas a largo plazo. Este tipo de dietas hacen que los participantes consuman de 400 a 600 calorías diariamente por un periodo de tiempo (semanas o meses). Las dietas de muy bajas calorías, especialmente aquéllas que restringen el comer a uno o dos alimentos, son frecuentemente deficientes en nutrientes vitales. En este tipo de dietas no obtienes la energía necesaria para funcionar; el metabolismo se hace más lento y las calorías que consumas después serán facilmetne almacenadas.

Dietas yo-yo: Las dietas que no han sido diseñadas para ti y que son realizadas para un tiempo especifico pueden ser efectivas pero a la vez provocar el efecto yo-yo. Cuando haces "dietas" provocas cambios bioquímicos que activan las enzimas para una mejor acumulación de grasa. Cuando inicias un plan dietético debes estar consciente de que "estar y no estar a dieta" constantemente causa un efecto acumulativo y puedes estarte volviendo una almacenadora de grasa, además de la frustración que "estar y no estar a dieta" provocan.

En mi próximo articulo hablaremos de lo que considero debemos hacer para mantener una dieta adecuada teniendo un enfoque sano.

Leído 116524 veces
Califica:
(0 Votos)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Back to top
DMC Firewall is a Joomla Security extension!