Leyes universales ¿qué pintan conmigo?

Jueves, 31 Julio 2014 18:58

Descubre cómo vivir una vida equilibrada según las llamadas "Leyes Universales"

Primero quiero recordarte que nuestra naturaleza humana se compone de CUERPO, MENTE Y ESPÍRITU. Todos y cada uno de nosotros tenemos estas 3 dimensiones como factor común, y a su vez nos caracterizan de las demás personas, porque aunque todos seamos seres humanos con las mismas características al mismo tiempo tenemos nuestra personalidad y nuestras peculiaridades que nos hacen ser diferentes y especiales.

Estas dimensiones nos permiten, a todos, regimos por principios universales básicos y por leyes naturales que nos permiten: avanzar hacia lo que queremos o bien nos mantienen dando círculos en el mismo lugar sin avanzar ni un paso.

Los principios universales son directrices para la conducta humana que han demostrado tener un valor duradero y permanente. Son fundamentales. Son verdades profundas. La realidad objetiva, está compuesta por principios que gobiernan el desarrollo y la felicidad humanos. Mira aquí algunos ejemplos de principios:

La rectitud; desarrolla la equidad y la justicia.
La integridad y honestidad crean los cimientos de la confianza.
La dignidad humana; te hace ver que todos somos iguales.
El servicio; permite contribuir al bienestar de los demás
Y la paciencia; que ejercita la disciplina y compromiso.

Es imposible violar, ignorar o abreviar el proceso de desarrollo de estos principios, ello es contrario a la naturaleza, al mundo en el que vivimos y los presuntos atajos no pueden conducir más que a la decepción y la frustración de una persona en otras palabras a su estancamiento y bloqueo personal.

Esto seguro que te suena, porque ¿Cuántas veces te has sentido realmente bloqueada en tu vida? A lo mejor tus relaciones personales no son lo que tú quisieras, o te cuesta llegar económicamente a fin de mes, puede ser incluso que seas una persona enfermiza o que con frecuencia te pase lo peor de lo peor sin olvidar las "depres" que ni a palos desaparecen.

Entonces cuando queremos aprender cómo desbloquear nuestras emociones, lo primero que debemos hacer es tomar conciencia de lo que somos, segundo darnos cuenta de cómo yo también formo parte del universo y cuando cumplo sus leyes o principios todo fluye, así como cuando las incumplo todo se estanca en mi vida y empiezan a ir las cosas justo como no las quiero. Tercero desarrollar los principios básicos en mí porque cuando yo soy honesta e íntegra lo que hago es un acto de amor realmente hacia mí misma y hacia el entorno que me rodea.

Cuando yo soy honesta, por ejemplo, los desbloqueos desaparecen porque la energía empieza a fluir en mí, entonces mi mente crea situaciones agradables para mi bienestar, mis emociones se equilibran y mi cuerpo se expresa con buena salud.

Déjame contarte una historia extraída del libro "Los siete hábitos de la gente altamente efectiva", escrito por Stephen R. Covey:

Dos acorazados asignados a la escuadra de entrenamiento habían estado de maniobras en el mar con tempestad durante varios días. Yo servía en el buque insignia y estaba de guardia en el puente cuando caía la noche. La visibilidad era pobre; había niebla, de modo que el capitán permanecía sobre el puente supervisando todas las actividades.

Poco después de que oscureciera, el vigía que estaba en el extremo del puente informó: "Luz a estribor" "¿Rumbo directo o se desvía hacia popa?, gritó el capitán. El vigía respondió "Directo capitán", lo que significaba que nuestro propio curso nos estaba conduciendo a una colisión con aquel buque.

El capitán llamó al encargado de emitir señales. "Envía este mensaje: Estamos a punto de chocar; aconsejamos cambiar 20 grados su rumbo".

Llegó otra señal de respuesta: "Aconsejamos que ustedes cambien 20 grados su rumbo".

El capitán dijo:"Contéstele: Soy capitán; cambie su rumbo 20 grados".

"Soy marinero de segunda clase -nos respondieron-. Mejor cambie su rumbo 20 grados.

El capitán ya estaba hecho una furia. Espetó:"Conteste: Soy un acorazado. Cambie su rumbo 20 grados".

La linterna del interlocutor envió su último mensaje: "Yo soy un faro".

Cambiamos nuestro rumbo por supuesto.

Los principios son como faros, son leyes naturales que no se pueden quebrantar. Nosotros no podemos quebrantar la ley, solo podemos quebrantarnos a nosotros mismos y en contra de la ley. ¡Recuérdalo!

Te bendigo con amor.

Si quieres leer y conocer más de Vanessa León haz click aquí.

Leído 118148 veces
Califica:
(0 Votos)
Vanessa León

Más sobre Vanessa León Escribe a Vanessa León

Desarrollo Personal y Educación Financiera

Hay Teacher y Life Coach (Filosofía de Louise L. Hay).
Terapeuta Holística (Mente, emociones, cuerpo y espíritu).
Experta en Gestión de Finanzas Personales

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

 
 
 
 
 
Back to top
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd