¿Qué es un paradigma?

Miércoles, 02 Julio 2014 22:03

Descubre su significado y cómo manejarlos mejor en tu vida

Para describirlo mejor me gustaría que te imaginaras la Ciudad de Guatemala, con su gente tan cálida, la ciudad limpia y bien ordenada, la maravilla de sus costumbres, sus servicios, sus comodidades, su excelente ubicación geográfica, etc. Por mencionar alguna de las muchas características que encontramos en esta bella localidad.

Ahora imagina que tú tienes en tus manos un mapa de la Ciudad de Guatemala. Ese mapa no es la capital, sino una explicación de ciertos aspectos de la localidad llamada Ciudad de Guatemala. Ciudad de Guatemala es la realidad objetiva porque existe, así son las leyes que rigen el universo: algo real que rige el desarrollo de la vida. Sin embargo, el mapa de la Ciudad de Guatemala es como un paradigma.

Un paradigma es la forma en la que vemos el mundo, pero no con nuestros ojos sino que me refiero a cómo percibimos, interpretamos y comprendemos la realidad objetiva. Popularmente conocido como los "cocos que nos hacemos en la cabeza".

Lo cierto es que el grado de certeza con que nuestros mapas mentales o paradigmas describen el territorio no altera su existencia. O sea que por mucho que tú pienses que Guatemala capital debería estar en otro lugar físicamente, no cambiarás nada en la capital porque seguirá como es realmente y estando donde está.

Entonces cuánto más estrechamente nuestros mapas mentales o paradigmas concuerden con estas leyes naturales, más exactos y funcionales serán para avanzar en la vida. Los mapas correctos influyen en gran medida en nuestra efectividad personal e interpersonal, mucho más que cualquier cantidad de esfuerzo consumido en cambiar nuestras actitudes y conductas. Es por eso que es fundamental entrenar nuestra mente con pensamientos positivos, afirmaciones y visualizaciones para disminuir lo que se denomina "pensamiento mágico" que es el responsable de que volvamos una situación pequeña en un problema gigantesco y desastroso.

En toda vida hay etapas secuenciales de crecimiento y desarrollo. Todos los pasos son importantes y todos requieren su tiempo. No es posible saltarse ninguno. Fíjate en un bebé que aprendió a dar vueltas primero, luego a sentarse, posteriormente gateo y poco a poco aprendió a caminar pero era imposible que corriera justo después de nacer porque aún no estaba su cuerpo preparado para ello. Así es justo el proceso que vamos desarrollando en nuestro crecimiento personal.

Con esto quiero llegar a que pocas veces cuestionamos la exactitud de los paradigmas. Por lo general ni siquiera tenemos conciencia de que existen. Simplemente damos por sentado que el modo en que vemos las cosas corresponde a lo que realmente son o a lo que deberían ser. El modo en que vemos las cosas es la fuente del modo en que pensamos y del modo en que actuamos.

Tratar de cambiar nuestras actitudes y conductas es prácticamente inútil a largo plazo si no examinamos los paradigmas básicos de los que surgen esas actitudes y conductas.

Por eso, por muchas ganas que tengas de adelgazar e inicies un programa de dieta y ejercicios si no comprendes el porqué comes lo que comes y la forma en que lo comes cuando pasen unos días de la dieta volverás a comer el doble. Porque allí manda un paradigma que actúa de forma automática.

Cuanta más conciencia tengamos de nuestros paradigmas y de la medida en que nos han influido, en mayor grado podremos asumir la responsabilidad de tales paradigmas, examinarlos, someterlos a pruebas de la realidad, escuchar a los otros y estar abiertos a sus excepciones, con esto lograremos un cuadro más amplio y una modalidad de visión mucho más objetiva.

Porque... imagínate que vas a Petén y te llevas un mapa de Jutiapa. Por mucha ilusión que tengas en conocer Tikal y por mucho que te esfuerces en encontrarlo, jamás llegarás a visitarlo con un mapa de Jutiapa. ¿Qué necesitas más que buena voluntad y pensamiento positivo entonces? Pues el mapa correcto, un mapa de Petén.

En conclusión, un paradigma es como tú ves el mundo que te rodea, es fundamental que inicies o continúes con tu proceso en desarrollo personal porque de esta forma podrás llegar a la causa del problema que te agobia y dejarás de atacar solo el efecto.

Cuando somos capaces de acercarnos a la realidad, aceptamos lo que hay y continuamos con nuestra vida, entonces aprendemos a SER FELICES y no solamente a estar felices.

Te bendigo con amor.

Si quieres leer y conocer más de Vanessa León haz click aquí.

Leído 117964 veces
Califica:
(0 Votos)
Vanessa León

Más sobre Vanessa León Escribe a Vanessa León

Desarrollo Personal y Educación Financiera

Hay Teacher y Life Coach (Filosofía de Louise L. Hay).
Terapeuta Holística (Mente, emociones, cuerpo y espíritu).
Experta en Gestión de Finanzas Personales

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

 
 
 
 
 
Back to top
Our website is protected by DMC Firewall!