¡Ya nació! ¿Y ahora qué hacemos?

Sábado, 26 Diciembre 2009 20:48

Nuestra vida está a punto de cambiar para siempre, nos dejará experimentar algo extraordinario, si así estamos dispuestos a vivirlo.

Llega el día del nacimiento y todo pasa tan rápido: el hospital, el parto, las carreras... y de repente nos dan a un pequeñito ser humano que depende al 100% de nosotros. ¡Al 100%! Y a partir de ese momento nos damos cuenta que nuestra vida está a punto de cambiar para siempre, nos dejará experimentar algo extraordinario, si así estamos dispuestos a vivirlo. Eso sí, implicará sacrificios, reordenamiento de prioridades, trabajo en equipo, mucha comunicación y mucho amor, lo bueno de esto es que puede ser divertido.

Hay ciertas acciones que nos pueden dar algunas luces en estos primeros días:

No abrumarnos ni tratar de quedar bien con todo el mundo: Nuestra prioridad es el bebé y el descanso que necesitamos para estar al 100% para él; quienes nos visiten o llamen comprenderán que necesitamos un tiempecito para descansar o no recibir ese día visitas.

Proporcionarle seguridad: está empezando a vivir en un medio que no conoce: pasó 9 meses cerca de mamá y escuchando a papá, por lo que es vital continuar con la cercanía para darle seguridad y sea más fácil para él esta transición. Abrazarlo mucho, hablarle, que nos sienta cerca. Si la madre puede amamantarlo, que lo haga; en fin, cualquier actividad con la que él pueda identificar elementos que ya conocía y sepa que aquí "afuera" también está seguro y bien cuidado.

Informarnos: en tiempos libres leer libros, artículos, revistas que nos ayuden con algunas cosas que no conocemos; y algo muy útil es apuntar todas las preguntas para poderlas trasladar a nuestro pediatra e irlas resolviendo en nuestras visitas al médico.

El mejor amigo de los padres: el pediatra. Si tenemos alguna emergencia u observamos que algo no está bien, no dudemos en llamar al pediatra; muchas veces cuando somos primerizos nos asustan muchas cosas, en un inicio es preferible consultarlo y cerciorarnos que lo que le pasó es "normal", poco a poco iremos cobrando mucha más confianza e iremos aprendiendo a identificar qué es una emergencia y qué no.

Consensuar las decisiones: Consejos escucharemos todo el tiempo y de personas que nos quieren, a veces pueden llegar a ser contradictorios, y por eso es bueno que desde un inicio sepamos tomar las decisiones en conjunto: si alguien nos ha dado una buena idea para bañar al bebé, por ejemplo, compartámosla con nuestra pareja para que juntos decidamos si es la mejor manera de hacerlo; y de esta forma también nosotros como padres estamos aprendiendo a caminar en conjunto: no sólo en los cuidados del bebé sino también en su educación y en la solidez que podamos tener como familia en el futuro.

Esta primera experiencia puede acarrear sentimientos encontrados: estamos felices pero asustados, queremos hacerlo pero estamos cansados, etc. Es importante que podamos compartir todas estas emociones y pensamientos con la mayor sinceridad, y escucharnos sin juzgar, con amor, apoyarnos; estar dispuestos a colaborar y a pedir ayuda... Ante la pregunta ¿Y ahora qué hacemos? Una buena respuesta que se me ocurre es: ser un buen equipo en beneficio de nuestro nuevo tesorito. ¡Éxitos!

Leído 116940 veces
Califica:
(0 Votos)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

 
 
 
 
 
Back to top
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd