Del bono, un buen abono

Miércoles, 11 Julio 2012 02:08

Consejos de un "no-experto" en finanzas, pero aprendiz de la buena economía familiar.

 

No soy un experto en finanzas personales, más bien diría que soy un aprendiz de gente que tengo la fortuna de conocer y de quienes he ido aprendiendo a no cometer errores financieros, porque hablando precisamente de ellos (los errores financieros) han sido muchos los que he cometido en el pasado.

Esta época, la de medio año y recepción del Bono 14, me recuerda precisamente esos tiempos de gran conflicto, no solo personal sino en algún momento familiar. "El bono ya tiene dueño" era una de las expresiones más comunes y ciertas; pero, sobre todo, tristes: porque el dueño de ese bono no seríamos ni mi familia ni yo, sino los acreedores con quienes ya teníamos acumulada una serie de deudas de cosas que ni siquiera nos habíamos dado cuenta de haber consumido.

Posiblemente usted estará pensando que me tardé mucho en escribir esta nota; sin embargo, creo que estamos a buen tiempo de empezar a tomar decisiones sabias en cuanto al próximo aguinaldo y los futuros bonos que podamos recibir. Reitero mi posición como un "no-experto" en el tema financiero, pero al mismo tiempo confirmo mi posición de aprendiz de principios y lecciones sencillas que, al ponerlas en práctica, se han convertido en buenas herramientas que me han ayudado a ser un mejor administrador de lo que Dios ha dado en responsabilidad:

 

  • No gaste más de lo que gana.
  • Defina un estilo de vida basado en sus ingresos y tome la decisión de respetarlo y vivir en paz con lo que haya definido.
  • Lleve un control de ingresos y egresos, llamado también presupuesto.
  • Si lo necesita, pida ayuda a alguien que tenga más experiencia y conocimiento que usted en los temas financieros.
  • Si todo lo anterior falla, cásese con una maravillosa persona que sea una buena administradora de las finanzas, como fue mi caso. (Esto es una forma de indicar la importancia que tiene tomar decisiones financieras conjuntamente en el caso de que usted esté ya casado).

 

Nuestra forma natural de ser está llamada a ser visionaria, enfocada en el futuro y no en el pasado. Más que para resolver nuestros problemas financieros del pasado, el dinero y la provisión que ingresa por cualquier fuente a nuestra vida, debiera convertirse en lo que nos permita construir lo que hacia delante deseamos alcanzar. Así que recuerde, el bono puede convertirse en un buen abono para hacer germinar esos sueños que, seguramente, tiene atesorados en su corazón.

Leído 116981 veces
Califica:
(0 Votos)
Juan Fernando Campos

Más sobre Juan Fernando Escribe a Juan Fernando

Coaching

Coach Ejecutivo (Academia Internacional de Coaching).
Coach de Vida (Lifeforming Leadership Coaching).

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

 
 
 
 
 
Back to top
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd