¿Cómo medirás tu vida?

Martes, 23 Noviembre 2010 18:02

En las empresas tenemos un sinnúmero de métricas para medir las estrategias. Emprendedor, ¿con qué métricas mediras tu vida?

Esta semana inicié clases de estrategia en la maestría en negocios (MBA) de la Escuela de Negocios de la Universidad Francisco Marroquín. Es una clase que me apasiona impartir. No sólo es reflexionar sobre las empresas y cómo hacerlas rentables, sino en realidad cómo ver la vida misma. Siempre hago la invitación a que no hagamos estrategia en las empresas si no tenemos antes una estrategia de vida. En clase hablamos del éxito, pero igual suelo dedicar tiempo al fracaso. Compartimos de nuestras experiencias y suelo hablar de la mía, de mis momentos donde tuve que parar y meditar sobre lo que en realidad importaba en mi vida, cuando a los 26 años me encontraba en un hospital internado por una crisis de estrés. No es fácil sentirse vulnerable, sentir que a esa edad ya tienes problemas que podrías experimentar mucho más tarde. Si lo pensamos, la vida es como la empresa, donde obtengo a lo que le invierto recursos. En mi caso, invertía todo mi tiempo sólo a trabajar y la consecuencia fue muy clara. En clase, lo principal sobre lo que hablamos es sobre scorecards, sobre métricas y el cómo medir la ejecución de la estrategia. Por ello, me permito que nos hagamos la pregunta: ¿Con qué métrica evaluamos nuestra vida?

Me llamó la atención observar en el último World Business Forum en Nueva York que la única charla que obtuvo una ovación de pie fue la de Nando Parrado, sobreviviente del accidente de Los Andes. Su conclusión: hay que tener un propósito que va más allá que el dinero. Por otro lado, leía en el Harvard Business Review que entre los artículos más citados está el que escribió Clayton M. Christensen, titulado "How will you measure your life?" (¿Cómo medirás tu vida?) La conclusión es clara: estamos viviendo en un mundo donde la abundancia aparente nos vacía de una vida con propósito. Nos hemos inmerso en una cultura del tener, pero poco del ser. Pasamos poco tiempo meditando sobre prioridades y empleando tiempo en ellas. Más aún, pasamos tiempo criticando a los demás, en lugar de reflexionar sobre nosotros mismos. ¿Quién puede decir que es perfecto? Es fácil, como lo haríamos en la empresa, pensar "si yo fuera gerente lo haría así", o ver la vida de alguien y decir "qué barbaridad que haga eso". Pocas veces decimos "qué puedo hacer yo para cambiar mi vida para bien", o "qué estoy haciendo en realidad para tocar positivamente la vida de los demás".

Cuando hablamos de estrategia, la premisa fundamental es que obtenemos aquello a lo que le invertimos recursos. No hablo de dinero necesariamente, sino de tiempo, enfoque, energía. En otras palabras, a las prioridades. Le he preguntado a muchas personas cuál es su prioridad y en la mayoría de los casos me contestan que es Dios o su familia. Sin embargo, cuando pregunto cuánto tiempo invierten a cada una de ellas, la respuesta es casi siempre "muy poco, no tengo tiempo por el trabajo". ¿Cuál es entonces la prioridad? Honestamente, es un tema que de igual forma me confronta a mí. Mentiría al decirle que siempre hago lo que es "estratégicamente correcto" en mi vida. Sin embargo, el confrontarlo y el actuar al respecto hace que el cambio de comportamiento se lleve a cabo.

¿Qué medimos en la empresa? ¿Qué medimos en la vida? Una segunda premisa fundamental de estrategia es que se obtiene lo que se mide. De allí la importancia de definir indicadores, mediciones de desempeño (key performance indicators o KPI's) y sistemas formales de rendición de cuentas. Si medimos EBIT, margen, ventas, rotación u otros para medir la ejecutoria de la empresa, ¿Por qué no aplicar los principios a la vida misma? Me impactó lo que escribe Clayton en su artículo. Él menciona que "...Dios evaluará mi vida no por la cantidad de dólares que hice, sino en cuántas vidas he tocado". No se trata entonces de prominencia, status o de logros. Se trata de que otros tengan una mejor vida. ¿Cómo me evaluaría? ¿Cómo me evaluaría mi familia? ¿Mis amigos? ¿Mis colegas? ¿La sociedad?

Es apasionante hacer estrategia, pero es más apasionante hacer estrategia de vida, en donde las métricas que diseñemos y midamos sean aquéllas que ayuden a construir un mejor mundo.

Entonces piense: ¿Qué está haciendo usted hoy para alcanzar sus sueños?


Tema Relacionado: Enfoque

Leído 118067 veces
Califica:
(0 Votos)
Julio Zelaya

Más sobre Julio Escribe a Julio

Emprendimiento

Doctor en Dinámica Humana, MBA por INCAE
Especializaciones en Harvard Business School y Cornell U.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Back to top
Our website is protected by DMC Firewall!