Evaluaciones efectivas de clima organizacional

Lunes, 16 Julio 2012 06:00

Una correcta evaluación puede revelar resultados sorprendentes a los que hay que dar seguimiento.

"No hemos visto mayores cambios después de la encuesta de clima organizacional". "No me interesa participar; la última vez no tomaron en cuenta mis sugerencias".

Éstas son algunas de las quejas de colaboradores después de una evaluación de clima organizacional mal ejecutada. Y es que, desde el momento en que se anuncia una evaluación de clima organizacional, surgen diferentes expectativas que, con frecuencia, no se satisfacen.

La evaluación de clima es una herramienta muy útil, la cual, bien ejecutada, puede darnos soluciones viables a problemas que afectaban la organización, tales como: alta rotación, desperdicios en producción, tiempos perdidos en los procesos y falta de comunicación, entre otros.

Para conseguir una evaluación efectiva, con resultados reales y buenas sugerencias, sugiero cuidar los siguientes puntos:

  • Sostener una reunión con los encargados de cada área a evaluar, revisar con ellos las preguntas y definir en cuáles de ellas tienen disponibilidad para hacer mejoras. El éxito de estas evaluaciones depende de que los jefes estén abiertos a sugerencias y cuenten con los recursos (presupuesto, equipo, tiempo o personal) necesarios para realizar los cambios que se requieran. De lo contrario, las evaluaciones pierden credibilidad, pues aunque obtuvimos resultados negativos, no hubo acciones de mejora.
  • Muestra al azar y representativa. Ahora existen funciones sencillas en programas computarizados, de donde se puede elegir una muestra aleatoria de los códigos de cada colaborador. Pero, además de asegurarnos de que sea completamente al azar, debemos asegurarnos de que respondan únicamente las personas que tienen contacto con el servicio o lugar que será evaluado. Esto lo podemos hacer dando la instrucción de dejar en blanco las preguntas de servicios que no han utilizado o limitando nuestra muestra a los grupos o departamentos que sabemos que si lo utilizan. De otra manera, está comprobado que la mayoría de personas, al no tener una opinión propia sobre una pregunta, la calificará de manera positiva, sesgando así nuestros resultados.
  • Adecuada sensibilización. Antes de iniciar la encuesta o las entrevistas el encargado debe informar adecuadamente a los participantes sobre cómo se mantiene la confidencialidad de la encuesta, el seguimiento a los resultados, el compromiso de los jefes o gerentes a realizar mejoras o mantener las condiciones actuales. Con este paso nos aseguramos de que las expectativas de los colaboradores vayan de la mano con el objetivo real de la evaluación.
  • Completar los resultados de encuestas con un focus group (grupo específico): después de analizar los resultados, es recomendable realizar una reunión con personas de diferentes departamentos y extenderse más en su opinión sobre las áreas a evaluar. Estas discusiones dan la posibilidad de conocer más a fondo los problemas y también se pueden conseguir sugerencias o soluciones de los mismos colaboradores; en ocasiones, se pueden crear equipos de trabajo dispuestos a trabajar para mejorar alguna área.
  • Comunicar los resultados. Una buena evaluación finaliza con una adecuada comunicación de los resultados y acciones de mejora para las áreas mal evaluadas. Pueden ser soluciones muy sencillas, pero si son comunicadas y ejecutadas correctamente, nos ayudarán a lograr nuestro objetivo: un clima organizacional positivo que implica efectividad en el trabajo de nuestros colaboradores.
Leído 118257 veces
Califica:
(0 Votos)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Back to top
Our website is protected by DMC Firewall!